CHEESECAKE DE CHOCOLATE

Cheesecake de chocolate
Cada vez que hago un cheesecake recuerdo perfectamente una tarde hace 13 años cuando estábamos Antonio y yo en la barra de un diner en Broadway, un poco mas arriba de Times Square. Habíamos parado para tomar un refresco y nos sentamos en la barra cerca de la zona de los camareros. En menos de 10 minutos había visto cortar y servir 4 porciones de cheesecake. Tenía una pinta espectacular. Aunque era ya casi hora de cenar, no pude reprimirme y pedir que me pusiera también a mi una ración. La camarera se sonrió porque había visto como se me salían los ojos de las órbitas cada vez que cortaba. Siempre recordaré ese momento y ese primer bocado, cremoso, suave, fresco. Una tarta de queso inolvidable. Desde entonces han llovido muchos cheesecakes, de hecho aquí os dejo un recopilatorio de cheesecakes del blog, e incluso uno en Crock Pot y otro en procesador, miles de posibilidades. Hoy os dejo una nueva receta de mi libro Fiesta, que espero que os encante, además de todos los consejos que debes de tener en cuenta cuando vayas a preparar un cheesecake.

La tarta de queso es uno de esos postres que siempre impresionan y además son muy fáciles de preparar. Sin embargo necesitar algo de planificación y su tiempo correspondiente de enfriado. Si sigues los siguientes consejos, te quedarán unos cheesecakes de película:

Engrasa bien la base y las paredes del molde elegido. Cubre la base y las paredes del molde con papel de horneado, y que este sobresalga por la parte superior. Engrasa de nuevo los papeles de hornear.

Todos los ingredientes deberán estar a temperatura ambiente y deberán batirse a la velocidad mínima, para evitar la incorporación de aire a la preparación ya que durante la cocción la mezcla subirá y se agrietará al enfriarse.

No deben quedar grumitos del queso ya que no se disolverán cuando entren en el horno. Para evitarlos es importante que el queso esté a temperatura ambiente, bien batido y haber parado la batidora un par de veces durante el batido para bajar todo lo que quede en las paredes del vaso de la batidora. Si quedará algún grumo en el mezclado final ser puede colar la preparación antes de pasarla al molde.

A hora de hornear una tarta de queso, puedes hacerlo como más te guste: Con o sin baño maría. Los cheesecakes sin baño maría, se deberán hornear a menor temperatura (150º- 165º) y menor tiempo, ya que no hay vapor en el horno. Los que se hornean a baño maría son mas cremosos, casi con textura de mousse. Estos últimos se hornearían a unos 180º-190º, el tiempo que indique la receta, dependiendo del tamaño.

Si decides que te gusta mas con baño maría, es muy importante que selles bien  la base del molde de clip con una primera capa de papel film y una segunda capa de papel de aluminio, de lo contrario se puede filtrar el agua dentro del molde y se   estropeará la base. Cuando coloques el molde en en horno, el agua que añadas la bandeja del baño maría deberá estar hirviendo.
Bajo ningún concepto se abrir el horno durante el horneado, el cambio brusco de temperatura hará que se agriete el cheesecake.
Deberás tener fe ciega que el cheesecake estará horneado pasado el tiempo que indica la receta. Aunque quede un poco blando en el centro, terminará de cuajarse con el calor residual del horno. Los cheesecakes no se deben pinchar con una brocheta o termómetro de bizcochos para comprobar que está hecho. Esto hará que se agriete la superficie.
Tampoco se debe  desmoldar inmediatamente, se debe enfriar totalmente dentro del horno apagado y con la puerta ligeramente abierta, al abrigo de las corrientes de la cocina.

CHEESECAKE DE CHOCOLATE

INGREDIENTES:

  • 200 g de nata líquida
  • 1 cucharadita de café espreso soluble
  • 200 g de chocolate de cobertura troceado
  • 125 ml de nata fresca (Creme fraiche)
  • 300 g de queso Philadelphia
  • 100 g de azúcar extra fina
  • 2 huevos L
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla
  • 1 pizca de sal

PREPARACIÓN:

  • Precalentar el horno a 175º
  • Engrasar un molde redondo desmontable de clip de 18 cm con con spray especial de desmoldado o con mantequilla y colocar papel de hornear tanto en la base como en los laterales. Engrasar también el papel.
  • En un cazo calentar la nata líquida hasta justo antes de que llegue a ebullición. Retirar del fuego y añadir el chocolate troceado y el café soluble. Dejar reposar tres minutos y revolver.
  • Incorporar la nata fresca y batir suavemente. Dejar reposar y que enfríe un poco.
  • Mientras enfría la mezcla del chocolate, batir el queso Philadelphia a velocidad media durante un par de minutos. Parar la batidora y bajar lo que haya quedado en las paredes del vaso. Asegurarse de que no queda ningún grumo. Continuar batiendo e incorporar el azúcar y batir durante un minuto. 
  • Incorporar los huevos uno a uno, ligeramente batidos. No añadir el siguiente hasta que no se haya incorporado el anterior.
  • Añadir la sal y la pasta de vainilla.
  • Agregar la mezcla del chocolate y mezclar suavemente hasta que esté perfectamente incorporada.
  • Verter esta mezcla en el molde  que habíamos preparado y hornear 20 minutos a 175º.  Pasado este tiempo bajar la temperatura a 150 y hornear 30 minutos.
  • Dejar enfriar totalmente dentro del horno.
  • Cuando esté totalmente fría, guardar en la nevera.
  • Decorar con un poco de nata montada y unas cerezas marasquino.

OBSERVACIONES:

  • 1 tsp = 1 cucharadita = 5 gramos
  • No caigas en la tentación de cortarlo sin el reposo mínimo de 6 horas en la nevera.
  • A la hora de consumir el cheesecake, depués de que esté totalmente frío, ya podrás desmoldar.
  • Para cortar el cheesecake utiliza un cuchillo de hoja lisa. Humedece primero la hoja con agua caliente para que el corte sea limpio.
  • Cada vez que lo cortemos un trozo haremos un corte limpio, de arriba a abajo y para sacar el cuchillo tráelo hacia tí. No vuelvas a pasar el cuchillo de abajo hacia arriba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *