MANSIÓN ENCANTADA

Mansión Encantada

Por mucho que nos resistamos la fiesta de Halloween, ha venido para quedarse. No me suelen gustar demasiado los dulces terroríficos que se hacen para estas fiestas, especialmente las partes de cuerpos humanos, tipo dedos de bruja, ojos de zombi, calaveras, esqueletos y demás. Pero esta casita, perdón, mansión, será el centro de atención durante esa fiesta.

Este es uno de los muchos moldes de Nordic Ware que te enamoran, también el pueblecito invernal o la casita de Navidad, son adorables. El truco que tienen estos moldes es que hay que llenarlos mucho para que los detalles del borde salgan perfectos o en su totalidad. Generalmente nos da miedo llenar los moldes mas de las 3/4 partes, por riesgo a que se nos desborde. Por los lados es difícil que se salga, puesto que la masa tiende a crecer hacia el centro, pero se nos podría desbordar por el tubo. El truco para que la masa no se te rebose por el agujero centrar, es aumentarle la chimenea con un poquito de papel aluminio antes de colocar la masa.

Esta es una de las recetas del capítulo Recetas Otoñales de mi libro Fiesta y no os imagináis que buen rato pasamos decorando, la guirnalda de globos, la arañitas subiendo por la pared, las botellitas de leche con carita de fantasma, de verdad que disfrutamos sacando esta foto.

A continuación os dejo la receta tanto para este molde de Mansión Encantada como para cualquier otro.

MANSIÓN ENCANTADA

INGREDIENTES:

  • 250 g de mantequilla
  • 250 g de azúcar moreno integral de caña (variedad Java)
  • 3 huevos L
  • 250 ml de agua
  • 250 ml de leche
  • 125 ml de ron
  • 420 g de harina todo uso
  • 1 y 1/2 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/4 cucharadita de sal

PREPARACIÓN:

  • Precalentar el horno a 165º
  • Engrasar con mantequilla derretida o espray especial desmoldante el molde Mansión Encantada  de Nordic Ware o cualquier molde Bundt de 10 tazas. Si lo haces en el primer molde asegúrate de engrasar bien todos los recovecos. Dejar reposar boca abajo, sobre un papel de cocina para que escurra y absorba todo el exceso de grasa.
  • En un bol tamizar la harina, polvo de hornear, bicarbonato y sal.
  • En una jarra mezclar la leche, el agua y el ron.
  • Batir la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa y esponjosa.
  • Incorporar los huevos ligeramente batidos, uno a uno. No añadir el siguiente hasta que se haya integrado el anterior.
  • Incorporar la mezcla de la harina en tres veces, alternándola con la mitad de mezcla de los líquidos. Terminando con la harina hasta que justo esté incorporada.
  • Volcar esta mezcla en el molde engrasado que teníamos preparado asegurándonos con una espátula que entra bien en todas las hendiduras y que no tiene aire. Alisar la superficie.
  • Hornear entre 55-65 minutos, o hasta que al pincharlo con una brocheta o termómetro de bizcochos, éste salga completamente limpio.
  • Sacar del horno y dejar reposar molde sobre una rejilla 10 minutos.
  • Pasado este tiempo, desmoldar boca abajo sobre la rejilla.

OBSERVACIONES:

  • Para que no se te desborde la masa por el tubo central, prueba a taparlo con un poco de papel de aluminio.
  • 1 tsp = 1 cucharadita = 5 gramos
  • Aquí os dejo un localizado de tiendas de dónde comprar los moldes de Nordic Ware.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *