CHALLAH

Para Claudia.

Este es el quinto reto semanal con Ana. En esta ocasión me tocó elegir a mí. Al principio pensé en hacer alguna receta con canela, ya que es un sabor que me encanta, pero mirando en los nuevos libros que tenemos encontré la receta de un pan Challah que de repente, me pareció una idea estupenda.

Siempre he tenido una fascinación por las religiones que habitaron en nuestro país, tanto la musulmana como la judía, en especial por ésta última. Por sus ritos, sus tradiciones y la rica herencia que dejaron en nuestro país. He leído todo libro que ha caído en mis manos sobre esta temática e incluso en mis viajes intento visitar todos los museos, barrios judíos, sinagogas, monumentos o incluso algún cementerio que se me ponen por delante.

En fin, no me enrollo, que de lo que voy a hablar hoy es del pan Challah (fonéticamente: jalá). He investigado sobre la historia y los orígenes de este pan y me he esforzado al máximo por que lo que voy a relatar sea absolutamente correcto, ya que, aunque solo se trate de una receta es un tema delicado. Creo que lo he conseguido ser fiel a la realidad ya que este texto ha sido supervisado por un rabino, y si me equivoco pido disculpas por adelantado.

En hebreo hay dos palabras para definir el pan: Lechem y Challah. Lechem es el pan que se come cada día y Challah es el pan con forma de trenza que se come el Sabbath y en otras festividades. Durante el Rosh Hashanah, el año nuevo judío, el Challah se enrolla de forma circular, y simboliza el deseo de una larga vida. Tiene forma de trenza porque el Talmud dice que cuando un nudo se hace con tres fibras, éste es imposible de destruir. La palabra Challah también se refiere a la práctica de Hafrashat Challah por la que una porción de masa se separa simbólicamente, como ofrenda para los sacerdotes del Templo de Jerusalén.

Las recetas tradicionales de Challah contienen bastantes huevos, harina blanca y azúcar, aunque las recetas modernas tienen menos cantidad de huevos, utilizan harina integral y a veces sustituyen el azúcar por miel o incluso melaza. La principal diferencia entre el Challah y los brioches europeos es que no contiene ningún producto lácteo, como la leche o mantequilla, y la razón es por el kashrut, o ley judía por la cual no se pueden mezclar productos lácteos y carne en la misma comida.

Las semillas de amapola o sésamo que se espolvorean sobre el pan antes de introducirlo en el horno simbolizan el maná comido por los Israelitas durante del Éxodo de 40 años por el desierto después de la salida de Egipto y la consiguiente liberación de la esclavitud.
Generalmente se hornean dos panes juntos y representan la doble porción de maná que Dios les proporcionó la los Israelitas para que pudieran comer dos días, el viernes noche y sábado por la mañana. Es costumbre comenzar la cena del viernes y las dos comidas del Sabbath bendiciendo los dos Challot (jalót, plural de Challah). Estos dos panes se ponen “de espaldas” para que durante la bendición siempre se vean las “caras” del pan y es en recuerdo del Lechem Hapanim (el pan de las caras) de la época del primer templo.

La bendición o “Hamotzi” es la misma que se recita sobre todos los panes “Baruch atah adonai, eloheinu melech ha’olam, hamotzi lechem min ha’aretz”
“Bendito seas, Dios nuestro Señor, Rey del Universo, que sacas el pan de la tierra”.

Espero que os haya gustado la historia tanto como a mí. En cuanto al pan decir, que ha sido otro éxito total… absolutamente delicioso, blando, suave, ni dulce ni saldado y Antonio lo devoró!!!! Al día siguiente todavía estaba tierno. Lo volveré a hacer muy a menudo.

Be’teiavon. ¡Que aproveche!

CHALLAH (The “Taste of Home” Baking Book)

INGREDIENTES

1 paquete de 11gr de levadura seca
1 taza de agua
½ taza de aceite de oliva
1/3 taza de azúcar
1 cucharadita de sal
4 huevos + 1 huevo para pintar
6 ó 6 ½ tazas de harina de repostería
Semillas de sésamo o amapola

PREPARACIÓN:

Echar el agua en el vaso y programar 1’, 37º vel 1.
Añadir la levadura y programar 10’’, vel 4.
Incorporar el resto de los ingredientes según el orden indicado y mezclar 10”, vel 4.
Añadir la harina y mezclar 30’’, vel 6.
Amasar programando 2’, vaso cerrado, velocidad espiga.
Dejar reposar en el vaso durante 1 hora o hasta que doble de tamaño.
Pasado este tiempo, sacar la masa del vaso y desgasificar y dividir la masa en dos porciones exactamente iguales.
Dividir cada una de estas dos porciones en tres tiras alargadas de igual grosor y de aproximadamente 40 cm. de largo.
Colocarlas sobre la bandeja de hornear de forma paralela casi tocándose y comenzar a trenzar desde el centro. Doblar los extremos hacia abajo y apretar un poco para que queden bien sellados.
Dejar reposar las trenzas hasta que doblen de tamaño.
Batir 1 huevo con 1 cucharada de agua fría y pintar la trenza con esta mezcla.
Espolvorear con semillas de sésamo y de amapola.
Introducir en el horno precalentado a 175º durante 30-35 minutos o hasta que estén doradas.
Colocar sobre una rejilla y dejar enfriar.

43 Comentarios

  • Lillu dice:

    Qué interesante! La cultura judía siempre me ha resultado un poco misteriosa, sobre todo porque aquí en España hay muy poquitos y apenas se conocen sus ritos y costumbres. La mayoría de las cosas que yo sé sobre ellos es a raíz de películas o documentales. El pan me recuerda un poco al pan de leche, tiene una pinta estupenda.

    Saluditos!

  • María José dice:

    Hola Bea.
    Me ha encantado.Muy interesante. Haces que cuando hagamos la receta pensemos en sus orígenes.
    No parece muy difícil. Tengo un paquete de semillas de amapola sin estrenar. Prometo intentarlo.
    Un besuco.
    María José.

  • Claudia a.i. dice:

    Uys, ¿pa mí? Muchísimas gracias. Tu challah tiene una pinta sensacional, como todo lo que haces, que lo haces con un primor y una delizadeza increíbles. Yo ayer estuve toda la tarde horneando bagels, no sabes qué ricos me salieron. Besitos míos y de Toffito.

  • OLGUIS dice:

    me encantaria entrar en tu cocina y probar un trocito.
    Besos
    olguis

  • Jacqueline dice:

    bea,lei la historia con la boca hecha agua y cuando llegué a la receta emocionadísima…. resulta que es con el termomix ese que no tengo :'(

  • Bea dice:

    Hola a todas…

    Lillu, realmente no es tan misterioso, ni tiene nada oculto, es simplemente que no lo conocemos… y hay muchos más judías de los que te puedas imaginar (incluso famosos como Elena Benarroch, Las Koplowitz, Sara Glattstein, Cecilia Roth, Luis Bassat, Emma Cohen, Alejandro Agag, Polanco, etc) te podría nombrar más, pero estos son los primeros que se me vienen a la cabeza!!!

    María José, yo me quedé sorprendida de lo rico que es, de verdad… lo volveré hacer más a menudo!!

    Claudia.. muchaas gracias por todo…. y es para tí!!! Esos bagels, son mi próximo proyecto, ya te contaré

    Olga, Pues entra y te invito a un cafelito!!!!

    Besos!!!

    Bea

  • Bea dice:

    Jacquie!!! Te me colaste…. esta noche , te publico la receta sin Thermomix!!!

    Un beso

    Bea

  • Jem1923 ( Joana) dice:

    Este pan lo tengo en mi lista de panes para hacer!!! aqui lo venden por todas partes pero no hay nada como un buen pan hecho casero y no hay que decir el olor que desprende!!!

    Me llego el e-mail de desayunos saludables, muchas gracias!!! Estoy deseando participar!!!

    Besitos
    Joana (jem1923)
    Londres

  • Cristina dice:

    Excelente Bea!! te ha quedado único!
    Un besito.

  • Caminarsingluten dice:

    Te ha quedado estupendo, y tendremos que adaptarlo al mundo sin gluten.

    Saludos,

    Ana y Víctor.

  • Irene dice:

    Bea que maravilla,me ha encantado este pan!

    UN BESO.

  • Dimpy dice:

    que bueno es asomarme a visitarte y salir aprendiendo, estupendo,, hay tantas cosas a nuestro alrededor que no sabemos….gracias por brindarnos una…..
    yo tambien quiero la receta para hacerla a mano
    veo que estas encantada y habrá que probarla

  • Paola R. dice:

    Hola Bea, muy rico el pan, y la historia muy interesante, ya que nosotros en México por tener raíces españolas también tenemos árabes y judías, así que aunque aqui no sea muy comun este tipo de pan, hay muchas cosas que provienen de esas culturas.
    Saludos!!!!

  • aandara dice:

    Bea este pan se ve estupendo yo lo he comido dulce con pasas y te digo es algo fuera de lo comun, saludos.

  • Marta dice:

    Pero que buena pinta tiene ese pan chiquilla. Seguro que está de muerte. De hecho me están entrando unas ganas de pegarle un bocao a la pantalla, jajajaja

  • Mar dice:

    Oyes, y el verbo “jalar” vendrá de este pan que se pronuncia jalá?????????????????????? No me extrañaría nada.
    Por cierto, qué profesional que te ha quedado el pan, qué envidia. Se ve precioso y rico (y si encima Antonio se lo ha “jalao” con gustito no hay mayor prueba de que debe de ser la bomba)
    Y para rematar hasta nos has puesto la historia completita y bien contrastada. Bea, eres la caña!!

  • Mobula dice:

    ¿Qué decir de tu challah? Qué está impresionante…..el míó se tosto un poquito más de lo esperado pero su sabor riquísimo. Fran me ha pedido que lo haga más veces porque está realmente fantástico y encima rodeado de tanto misterio y misticismo…..

    A por el sexto, Bea…..

    Besos,

    Ana

  • claudia a. i. dice:

    Bea, le he enseñado tu challah al rabino y ha flipado en colores. Dice que te felicite, que hacía tiempo que no veía un challah tan bonito y que tienes cara de buena gente. Muchos besitos.

  • Tatiana dice:

    Te quedo con una pinta estupenda, que rico.
    Genial la clase de cultura, es bueno saber siempre un poquito mas.
    Un Beso

  • salvia dice:

    Bueno, bueno…interesantísima historia y estupendo el pan!!! tiene pinta de estar delicioso, Felicidades !!!

  • the sweetest thing dice:

    Precioso, perfecto, espectacular!!!!me ha encantado la receta que me la copio ya mismo aunque dudo que me vaya a quedar tan bueno como el tuyo…a mí también me gusta indagar en las diferentes tradiciones y culturas, es una riqueza que no debemos desaprovechar…recuerdo que estando en Nueva York, siempre, el mejor pan lo comprábamos en las tiendas judías, tenían muchas especialidades diferentes y siempre riquísimo.
    Realmente me ha encantado este post, si eres como un libro abierto!!!!
    Un abrazo.

  • Montserrat dice:

    Hola Bea!

    Gracias por tu visita y tus palabras.

    El pan te ha quedado que con solo verlo alimenta. La semillas me encantan.

    Un enorme abrazo.
    Montse

  • Perenken dice:

    Que bien os la pasaís con los retos y que cositas tan ricas os currais eh! La verdad es que el panito se come solo, vaya pinta.

  • Inmaculada (Adi) dice:

    Una delicia de receta y una interesantísima lección de historia.
    Afortunadamente tenemos en nuestra cocina, muchas veces sin que nos demos cuenta nosotros mismos, una fusión tremenda con estas culturas, sobre todo si nos vamos hacia la parte sur de la Península.
    Gracias por la información y la receta. Un beso.

  • la sopa gansa dice:

    Que paseo por la historia, Bea,y la trenza de pan, …vaya miga!!!

    me ha gustado muchisimo este post. besitos

    tere

  • Akane dice:

    Adoro este pan. Y eso que nunca lo he hecho, pero es que me encanta su forma, su nombre, el aspecto que tiene su miga, y su historia. Es genial probar recetas de otras culturas y además interesarse por sus orígenes, costumbres, etc.
    Es uno de mis grandes pendientes, porque además me gustan mucho los panes trenzados, como el Zopf suizo :)

    Besos!

  • Pecas dice:

    Este pan esta pidiendo a gritos que se lo coman, esta precioso y tiene una pinta espectacular. Queda pendiente para hacerlo.

  • Su dice:

    Bea: ideal. Me gusta mucho las fotos, en ellas se aprecia el volumen y dan ganas de zamparselo.
    Muac

  • PimientayChocolate dice:

    Hola ! que maravilla este pan si se pudiera comer con los ojos, no te quedarian ni las migas, ya me lo comi todo con los ojos.

  • comoju - Cova dice:

    Desde que probé este pan por primera vez, reconozco que por costumbre, o por que me gusta, empiezo el año nuevo siempre con él.

    me guardo tu receta y la comparo con las que tengo, pues este año… toca cambiar de receta entonces

    Te ha quedado genial y te pongo lo que yo tengo sobre este pan, para añadir a lo que tú ya sabes

    El pan jala o challah, se hace para fin de año, en forma de espiral porque en la colectividad judía simboliza la continuidad, para el resto del año se hace con forma de trenza

    “Challah” en hebreo significa ofrenda.
    Esta especialidad suele prepararse tanto para las festividades como para el Shabat, en este caso se le da forma de trenza; donde cada cabo simboliza la paz, la verdad y la justicia, mientras que las semillas simbolizan el mana caido del cielo
    Para el Año Nuevo se realiza en forma de espiral, que por no tener principio ni fin es emblema de continuidad.

    Un besote

  • ali, cane dice:

    ufff! lo que me había perdidoo, si es que una no pué fallar una semanita, que bonito te quedó, yo también lo he hecho, me encantó y además la historia que se cuenta sobre él, me parece preciosa.

    Besitos

  • Bea dice:

    Alaaaaa…. juraría que ya había contestado en este post a todas!!!!… o se me va la olla ( que es muy posible) o blogger me etá eliminando los comentarios….

    Gracias a todas!!!!

    Mar… he estado buscando lo de jalar… y posiblemente venga de la palabra árable Halal ( permitido para comer)…… que curioso, no!!!

    Claudia, dá las gracias al Rabino de mi parte!!!

    Sweetie, viviste en NY… ?? Que envidia!!

    Besos

    Bea

  • Anonymous dice:

    Hola Bea. He quedado encantada con tu receta de Jalá, y muy contenta de que publicaras un poco acerca de nuestra historia. Me agrada que tus lectoras se hayan entusiamado tanto! Realmente es delicioso nuestro pan. Te cuento que para Shabbat, mi amiga Irina (todo una experta!), suele poner pasitas. Su receta es bastante similar a la tuya, así que no temas experimentar! Un saludo afectuoso desde La Habana, Cuba
    Elisheva

  • Bea dice:

    Elisheva!!! Bienvenida y muchas gracias por tu comentario… tenía un poco de miedo a hacer la receta, ya que quería hacerla perfecta y que nadie se molestara,,,, me alegro mucho que te haya gustado!!! La he hecho un par de veces más,,, y siempre sale rica!!! Un abrazo muy fuerte!! Bea

  • gabyody dice:

    Bea tus receetas son siempre bien acertdas, lmento decirte que no uento con termomix, será que me puedes ayudar a hacer el procedimiento sin la maquinita.
    Abrzos,
    Gaby

  • Anonymous dice:

    Helpful blog, bookmarked the website with hopes to read more!

  • Yael dice:

    Hola Bea!
    Cuando tengo ganas de hornear,no importa que, paso antes por tu blog y paseo un rato. Siempre encuentro lo que no sabia que estaba buscando.
    Hoy encontre mucho mas que eso (a pesar de ser una publicacion vieja).
    Gracias por haberme hecho sentir mas que nunca, IDENTIFICADA. Me emociono el extremo respeto y exactitud del relato.
    Aca en Israel, puedo salir a la calle y comprar en cada esquina una jala (algunas son irresistibles), pero hoy la voy a hornear en casa.
    Otra vez, gracias Bea!

  • jorge enrique minguez perez dice:

    como siempre un placer aprender tanto de una manera clara y concisa, y el pan maravilloso.Felicidades.bs

  • Dana dice:

    Hola, gracias a tus imprescindibles sabemos que hay todo tipo de tazas, podrías decirme en grs la cantidad de harina? Perdón por ser pesada. Gracias!

  • Bea….!!!! Siempre he querido hacer este pan, me alegra que haya podido recuperar la receta y publicarla. Acabo de marcarla porque LA TENGO que hacer.

  • Liza dice:

    Estoy fascinada con esta historia, muy interesante la cultura judia..No puedo dejar de hacerlo dios primero!!
    Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>