RUGELACH

16 noviembre 2008 | Bollería, Retos con Ana, Williams Sonoma

El Rincón de Bea

RUGELACH

Esta semana hemos elegido un reto que, aunque a primera vista era sencillo, ha puesto a prueba, mi paciencia y mis conocimientos culinarios. Es decir, que si hubiera estado en una escuela de cocina, me hubieran suspendido en ejecución y planificación , pero en perseverancia me hubieran dado matrícula de honor. Se me fueron complicando las cosas hasta estar a puntito de llorar, y lo peor fue, el tener que repetir la receta, que me da muchísima rabia. De hecho esta receta se debería llamar “Rugelach, o como perder los nervios haciendo algo muy fácil”.

Os comento por encima y brevemente los inconvenientes con los que me encontré: la primera vez, o bien debí de echar poca harina, o los ingredientes eran demasiado húmedos, con lo cual la masa no era algo parecido a la masa quebrada, sino a un queso para untar. No había manera humana de manejar esa masa. Cuando, con mucha dificultad, conseguí darles forma y finalmente hornearlos, tanto el olor como el sabor eran deliciosos, pero de verdad que no eran “fotografiables” porque tenían forma de todo menos de Rugelach, por lo que ha sido mejor no publicarlas, si quiero conservar algo de credibilidad, jajajajaj!!! .

Así que, como dice el refrán: “De perdidos, al río” …. decidí hacerlos de nuevo, está vez con un poco más de harina y con la mantequilla y el queso sacados directamente de la nevera y no a temperatura ambiente. Pero cual es mi sorpresa cuando veo que se me acabó la harina ¿cómo me puede pasar esto a mí?!!!!!, siempre tengo 6 ó 7 paquetes de diferentes tipos de harina de pan, pero en esta ocasión no había nada que sirviera, así que me tuve que conformar con un poco de harina integral. Además también se me acabó el azúcar y el papel de hornear, brrrrrrr!!!!!!!

Vamos al grano, que como siempre divago demasiado. Los Rugelach son unos deliciosos dulces Judíos de origen Ashkenazí. La masa se hace en la actualidad con queso de untar, aunque en sus orígenes la receta llevaba nata agria. Son una especie de medias lunas que admiten diferentes rellenos: pasas, nueces, canela, chocolate, mazapán, semillas de amapola o mermelada de albaricoque. Para ver los Rugelach de Ana, pincha aquí.

RUGELACH (“Essentials of Baking” Williams Sonoma)

INGREDIENTES

Para la masa:
360 gr. harina
3 cucharadas azúcar blanquilla
¼ cucharadita sal
250 gr. queso de untar cortada en cuadraditos de 2 cm.
250 gr. mantequilla cortada en cuadraditos de 2 cm.
60 gr. nata agria
1 cucharada de extracto de vainilla

Para el relleno y glaseado:
155 gr. mermelada de albaricoque
90 gr. pasas (yo no le puse)
125 gr. nueces picadas
1 cucharada de nata líquida
4 cucharadas de azúcar con ½ cucharadita de canela.

PREPARACIÓN:

En el bol de la batidora mezclar la harina, el azúcar y la sal.
Sin parar la máquina añadir el queso y la mantequilla hasta que se formen grumos (no queremos una masa uniforme, ni batir demasiado).
Añadir la nata agria y el extracto de vainilla y mezclar justo hasta que esté incorporado.
Dividir la masa en 4 porciones exactamente iguales. Hacer bolas con la masa, aplastarlas hasta que tengamos unos discos de aproximadamente 10 cm. de diámetro.
Envolver cada uno de estos discos en papel film y refrigerar como mínimo 2 horas, o incluso toda la noche.
Precalentar el horno a 190º y preparar dos bandejas cubiertas con papel de hornear.
Trabajaremos uno de los discos de cada vez, y hay que hacerlo con rapidez para que no se caliente la masa.
Estirar el disco de la masa con un rodillo hasta conseguir que tenga un diámetro de 25 cm.
Con un cortador, dividir el disco en 4 porciones, y después volver a cortar cada cuarto en dos, de modos que nos quedan 12 triángulos.
Colocar una cucharadita de mermelada y nueces picadas, en el extremo más ancho de cada triángulo. Enrollar los triángulos, bien apretaditos desde la parte mas ancha hacia la más estrecha.
Cuando los coloquemos en la bandeja de hornear les daremos forma de media luna y los pondremos con una separación de 2,5 cm.
Pintar cada Rugelach con un poco de nata y espolvorear con el azúcar aromatizado con canela. Repetir esta operación con los otros tres discos que teníamos reservados, pero solo hornear dos discos a la vez
Hornear durante 20 ó 25 minutos o hasta que las bases y los bordes estén doraditos.
Dejar reposar durante 5 minutos en la bandeja antes de pasar los Rugelach a una rejilla para que se enfríen completamente.
Conservar en un recipiente hermético a temperatura ambiente hasta 4 días.

OBSERVACIONES:

La receta original pone que la mantequilla y el queso deben estar a temperatura ambiente. Como la primera vez la receta me salió mal, la segunda vez que lo intenté lo hice, con ambos productos recién salidos de la nevera, solo estuvieron a temperatura ambiente el tiempo necesario de pesarlos y cortarlos.

También se apuntó al reto de los Rugelach “The Sweetest Thing”, pincha aquí para verlos.
Esta semana hemos elegido un reto que, aunque a primera vista era sencillo, ha puesto a prueba, mi paciencia y mis conocimientos culinarios. Es decir, que si hubiera estado en una escuela de cocina, me hubieran suspendido en ejecución y planificación , pero en perseverancia me hubieran dado matrícula de honor. Se me fueron complicando las cosas hasta estar a puntito de llorar, y lo peor fue, el tener que repetir la receta, que me da muchísima rabia. De hecho esta receta se debería llamar “Rugelach, o como perder los nervios haciendo algo muy fácil”.

Os comento por encima y brevemente los inconvenientes con los que me encontré: la primera vez, o bien debí de echar poca harina, o los ingredientes eran demasiado húmedos, con lo cual la masa no era algo parecido a la masa quebrada, sino a un queso para untar. No había manera humana de manejar esa masa. Cuando, con mucha dificultad, conseguí darles forma y finalmente hornearlos, tanto el olor como el sabor eran deliciosos, pero de verdad que no eran “fotografiables” porque tenían forma de todo menos de Rugelach, por lo que ha sido mejor no publicarlas, si quiero conservar algo de credibilidad, jajajajaj!!! .

Así que, como dice el refrán: “De perdidos, al río” …. decidí hacerlos de nuevo, está vez con un poco más de harina y con la mantequilla y el queso sacados directamente de la nevera y no a temperatura ambiente. Pero cual es mi sorpresa cuando veo que se me acabó la harina ¿cómo me puede pasar esto a mí?!!!!!, siempre tengo 6 ó 7 paquetes de diferentes tipos de harina de pan, pero en esta ocasión no había nada que sirviera, así que me tuve que conformar con un poco de harina integral. Además también se me acabó el azúcar y el papel de hornear, brrrrrrr!!!!!!!

Vamos al grano, que como siempre divago demasiado. Los Rugelach son unos deliciosos dulces Judíos de origen Ashkenazí. La masa se hace en la actualidad con queso de untar, aunque en sus orígenes la receta llevaba nata agria. Son una especie de medias lunas que admiten diferentes rellenos: pasas, nueces, canela, chocolate, mazapán, semillas de amapola o mermelada de albaricoque. Para ver los Rugelach de Ana, pincha aquí.

RUGELACH (“Essentials of Baking” Williams Sonoma)

INGREDIENTES

Para la masa:
360 gr. harina
3 cucharadas azúcar blanquilla
¼ cucharadita sal
250 gr. queso de untar cortada en cuadraditos de 2 cm.
250 gr. mantequilla cortada en cuadraditos de 2 cm.
60 gr. nata agria
1 cucharada de extracto de vainilla

Para el relleno y glaseado:
155 gr. mermelada de albaricoque
90 gr. pasas (yo no le puse)
125 gr. nueces picadas
1 cucharada de nata líquida
4 cucharadas de azúcar con ½ cucharadita de canela.

PREPARACIÓN:

En el bol de la batidora mezclar la harina, el azúcar y la sal.
Sin parar la máquina añadir el queso y la mantequilla hasta que se formen grumos (no queremos una masa uniforme, ni batir demasiado).
Añadir la nata agria y el extracto de vainilla y mezclar justo hasta que esté incorporado.
Dividir la masa en 4 porciones exactamente iguales. Hacer bolas con la masa, aplastarlas hasta que tengamos unos discos de aproximadamente 10 cm. de diámetro.
Envolver cada uno de estos discos en papel film y refrigerar como mínimo 2 horas, o incluso toda la noche.
Precalentar el horno a 190º y preparar dos bandejas cubiertas con papel de hornear.
Trabajaremos uno de los discos de cada vez, y hay que hacerlo con rapidez para que no se caliente la masa.
Estirar el disco de la masa con un rodillo hasta conseguir que tenga un diámetro de 25 cm.
Con un cortador, dividir el disco en 4 porciones, y después volver a cortar cada cuarto en dos, de modos que nos quedan 12 triángulos.
Colocar una cucharadita de mermelada y nueces picadas, en el extremo más ancho de cada triángulo. Enrollar los triángulos, bien apretaditos desde la parte mas ancha hacia la más estrecha.
Cuando los coloquemos en la bandeja de hornear les daremos forma de media luna y los pondremos con una separación de 2,5 cm.
Pintar cada Rugelach con un poco de nata y espolvorear con el azúcar aromatizado con canela. Repetir esta operación con los otros tres discos que teníamos reservados, pero solo hornear dos discos a la vez
Hornear durante 20 ó 25 minutos o hasta que las bases y los bordes estén doraditos.
Dejar reposar durante 5 minutos en la bandeja antes de pasar los Rugelach a una rejilla para que se enfríen completamente.
Conservar en un recipiente hermético a temperatura ambiente hasta 4 días.

OBSERVACIONES:

La receta original pone que la mantequilla y el queso deben estar a temperatura ambiente. Como la primera vez la receta me salió mal, la segunda vez que lo intenté lo hice, con ambos productos recién salidos de la nevera, solo estuvieron a temperatura ambiente el tiempo necesario de pesarlos y cortarlos.

También se apuntó al reto de los Rugelach “The Sweetest Thing”, pincha aquí para verlos.

45 Comentarios a “RUGELACH”

  1. No te preocupes, pasa en la cocina continuamente sobre todo en el baking,hay que hacer la receta muchas veces hasta que la dominas y no la tienes que tirar a la basura.Yo cada vez que hago cinnamon bunds no sé dónde van a terminar, y encima si los vuelvo a hacer por frustración, me encuentro como tu, no tengo harina para repetir, todo un clásico.
    Seguro que los Rugelachs están muy buenos y es una receta para experimentar, cueste lo que cueste.
    Un beso

    CRIS, 17 noviembre 2008, 12:42 | Responder a este comentario
  2. Me ha parecido una receta muy interesante.
    Un salu2!

    Eva, 17 noviembre 2008, 13:29 | Responder a este comentario
  3. Bea, aquí, quien no se consuela es porque no quiere…ja.ja.ja.
    Yo llevo mi tercera hornada de polvorones y hasta que no lo consiga no paro.
    La receta de hoy es nueva para mí, no la conocía.Si no hubieses dicho nada de tus problemillas con la masa , aquí ni nos enteramos, estan perfectos.
    Porque tu lo vales….
    Un besuco,
    María José.

    María José, 17 noviembre 2008, 13:35 | Responder a este comentario
  4. Ja, ja, me rio no por lo qeu te ha pasado -Dios me libre- sino por la falta de un ingrediente cuando tenemos siempre 15 paquetes, eso nos ha pasado a todos, ¡que rabia da!
    Al final el que sigue la consigue

    Muac guapetona

    Su, 17 noviembre 2008, 13:46 | Responder a este comentario
  5. Si es que cuando las cosas se tuercen, se tuercen….. mira que acabarse la harina!!!! En fin, pero como la gran profesional que eres pudiste salvar la situación y salir airosa….. enhorabuena!!

    Ajomini, 17 noviembre 2008, 13:48 | Responder a este comentario
  6. Bueno, bueno, menos mal que pones una recetita que ya me tenías preocupada, estaba pensando “¿pero qué le pasará a Bea que en noviembre no cocina?”
    Los rugelach seguro que buenísimos, y un mal día lo tiene cualquiera, seguro que ahora tendrás en casa 20 paquetes de harina en lugar de 7!
    Un beso.

    Ajonjoli, 17 noviembre 2008, 14:26 | Responder a este comentario
  7. Que coraje dan esas cosas, yo si tengo que repetir una receta me entran ganas de hacer otra.
    Tu receta tiene muy buena pinta, me encanta la repostería árabe,judía….
    Un beso

    Mar, 17 noviembre 2008, 14:48 | Responder a este comentario
  8. Joer Bea. Yo este fin de semana intentaba hacer un pastel de queso español y esponjoso como los q venden, y bueno, he hecho tres y los tres a la basura, buaggg
    Pero no me cansare de probarlo de nuevo, esta claro

    Marisol, 17 noviembre 2008, 16:06 | Responder a este comentario
  9. Mucho ánimo, que eso de faltar la harna suele parar hasta en las mejores familias… ¿tu no has oído eso de en casa del herrero cucharón de palo?? Pues eso

    Besos. Ana

    recetasdemama.es, 17 noviembre 2008, 16:15 | Responder a este comentario
  10. Lo de ponerse a cocinar y de repente abrir el armario y darte cuenta que se te ha olvidado comprar lo mas básico(suele pasar con las cosas más obvias, osea el ingrediente mas esencial)a mi me ha pasado en mas de una ocasión y te dan ganas hasta de llamar al vecino como en el anuncio y explicarle la situación,que se apiade de tí y te de un poquillo de lo que necesitas, da mucha rabia, pero qué quieres que te diga??la pinta es estupenda y el platito me encanta!!

    martuki, 17 noviembre 2008, 16:38 | Responder a este comentario
  11. jajjajja la de veces que una receta se nos tuerce y al final… tenemos que manejarla y seguimos intentado hasta que nos sale jajajajaj

    Y ya veo que así ha sido… a pesar de todos los astros en contra…. por fin has podido con ella y ahora dejarnos preocupadas a nosotras por si podremos intentarlo.

    Un saludo

    comoju - Cova, 17 noviembre 2008, 16:39 | Responder a este comentario
  12. Hola Bea, los primeros e salieron bueno de sabor pese a las peripecias y estos se vén muy bien, me veo reflejada en tu post cuando me descubro buscando una harina que no tengo grrrrrrrrrr,
    No conocía los rugelhach, me los imagino ricos, con una masa que se deshace.
    Besos

    cibercuoca, 17 noviembre 2008, 18:50 | Responder a este comentario
  13. Esta Bea… tiene la cabeza en otra parte… con esto del A.I.G. te nos vas a quedar tarumba!
    Una pena que no pongas fotos del “pequeño incidente”, jejejejeje, pero bueno… tendremos que conformarnos con esta receta tan rica que has preparado, deja q mire bien como se llaman, porq pronunciar esto… cuesta lo suyo.
    Eso sí, te han quedado de lujo, se ven bien bonitos y seguro que muy ricos.
    Bueno un besazo enomre, cuidate mucho.

    Perenken, 17 noviembre 2008, 19:46 | Responder a este comentario
  14. Ay no te imaginas “la ilusión” de saber que gente como tú (profesionales del tema) le pasa lo que a gente como a mi (novatillos)..que sepas que tus comentarios nos animan a seguir intentandolo ;).
    Bicosss

    Sole, 17 noviembre 2008, 20:39 | Responder a este comentario
  15. Essas coisas só não acontecem a quem não vai para a cozinha. No final ficaram bonitos e decerto deliciosos.
    Besito
    Moira

    Moira, 17 noviembre 2008, 21:00 | Responder a este comentario
  16. despues de esa odisea (que le pasa a cualquiera) te han quedado para comerlos de una sentada ,un saludo

    Carmen, 17 noviembre 2008, 21:43 | Responder a este comentario
  17. Bea ¡eres humana! Los dos intentos son la prueba ;)) Un beso, te han quedado guapos guapísimos, me gustan más integrales, hala, para sacar la contraria ;)))

    canela, 17 noviembre 2008, 21:55 | Responder a este comentario
  18. Beaaaaaaaaa, eso es Murphy que ataca!!!! Jo, ¿a quién no le ha pasado algo similar? Pero no todos conseguimos, con tanta adversidad, tu buen resultado. Me ha llamado mucho la atención esta receta… Como esté tan buenos como las galletas de mantequilla serán mi segunda perdidión…

    Un abrazo

    María Lunarillos, 17 noviembre 2008, 22:35 | Responder a este comentario
  19. Pues dirás tú que la receta es sencillita, que a mí me ha parecido un pedazo de reto! :D Algún día contaré donde terminó mi primer intento de flan de queso… y el segundo :P

    Espero que te hayas comido los primeros rugelach eh! Que aunque no estuvieran pa foto, seguro que estaban riquísimos :)

    saluditos!

    Lillu, 17 noviembre 2008, 22:54 | Responder a este comentario
  20. si el nombre ya es complicado… Rugelach como no va a ser complicadilla la recetita!!!!!!!!!

    cerise, 17 noviembre 2008, 23:31 | Responder a este comentario
  21. Hola Bea, me acordaste como me encantan estas galletitas…yo lo hice hace un par de años en un festín navideño de galletas que me dispuse a regalar entre mis amigos… me encantaron y ya no los he vuelto a hacer. Yo quiero, jajja.
    saludos!!!

    Paola R., 18 noviembre 2008, 03:00 | Responder a este comentario
  22. Ah, además Bea, que no somos chefs pasteleros, hasta ellos se equivocan, no os preocupeis…
    besos!

    Paola R., 18 noviembre 2008, 03:02 | Responder a este comentario
  23. Bea, no sé cuantas veces me habrá pasado lo mismo que a tí!! Y la rabia que dá.!! Pero bueno, al final has conseguido preparar estos rugelach y verdaderamente tienen un aspecto delicioso. Los postres judíos en general son fabulosos, yo ando detrás de la receta de unos pastelitos típicos de Ribadavia(Orense)que son de tradición judía y muy ricos.
    un besote

    Pilar - Lechuza, 18 noviembre 2008, 06:28 | Responder a este comentario
  24. A veces parece que todo se alía en tu contra… Pero a pesar de todo saliste bien airosa, que en la foto al menos los te han quedado bien apañaditos.

    morgana, 18 noviembre 2008, 08:17 | Responder a este comentario
  25. Es un consuelo pensar que no solo me pasa a mi pero la rabia que da anda que no. besos.

    Raquel, 18 noviembre 2008, 10:44 | Responder a este comentario
  26. Todos nos encontramos con una receta rebelde de vez en cuando! Yo soy propensa a meter la pata en cosas simplísimas si no me voy con cuidado, y luego me entra una rabia de impotencia enorme cuando las cosas no salen bien. Pero hay que saber aceptarlo y volver a intentarlo, como tú has hecho. Y si encima luego te encontraste más dificultades (con la falta de harina y demás) pero te salieron así de apetitosos, te tendrían que dar la matrícula sin duda!

    Si en el fondo es bonito ir aprendiendo sobre la experiencia, y que no salga todo rodado a la primera :P

    Un besazo!

    Akane, 18 noviembre 2008, 14:34 | Responder a este comentario
  27. Esto que cuentas me resulta familiar……… a mi con la harina no me ha pasado pero ponerme a hacer un bizcocho y no tener azúcar…. unas pocas veces y lo de que una receta esté buena pero no sea fotografiable…. unas cuantas también. No había oido hablar nunca de esta receta, muchas gracias!!! Besotes!!!

    salvia, 18 noviembre 2008, 14:57 | Responder a este comentario
  28. Venga mi niña, que hasta cuando le sale mal una receta lo hace con estilo…
    Mi cubo de basura también conoce alguna que otra receta “malparida”, jejeje , pero está claro que quien la sigue la consigue.
    Había oído hablar de los Rugelach, muchas páginas americanas tienen esta receta pero, sinceramente, no me había conseguido convencer el tema. Ahora ya me parecen mucho más asequibles, sobre todo teniendo en cuenta tu experiencia con ellos. Parecen consistentes y me encanta el tema de poder rellenarlos con diferentes tipos de frutos secos y mermelada.
    Besitos desde una nubladísima y churretosa Mallorca.

    Inmaculada (Adi), 18 noviembre 2008, 15:28 | Responder a este comentario
  29. AYYY Bea , me veo reflejada en las 2 partes de tu receta!!!
    Cuando algo sale mal, tiras a repetirlo y preguntas gritando por toda laa casa ” ¿¿¿donde estan mis ingredientes que compro por toneladas y ahora no queda ni unoooo???”"¿¿quien me los ha robaooooooo???” jejejeje
    Ahhh, los veo preciosos, ahora mismo me comia todo ese plato.

    Besotes

    poskito, 18 noviembre 2008, 16:21 | Responder a este comentario
  30. Si todo saliera a la primera y perfecto sería demasiado aburrido, ¿no? que carajo!!! a mi me sale hasta humo por las orejas cuando me pasa una de estas, que suele ser bastante amenudo, parece que ya no hubiera nada en el mundo, solo pienso en aquello que quiero hacer y cuanto mas me encabezono peor va la cosa. Testaruda y cabezota que soy… que le voy a hacer. Pero el que la sigue la consigue y ahí esta esa peazo receta que has hecho para demostrarlo. Lo que me hace mucha gracia es que en mas de una ocasión cuando prueban algo de lo que he hecho y dicen lo bueno que esta, yo entre dientes me digo ¡come, come, si tu supieras la que he montado hace un rato para hacerlo salias corriendo! jajajaja y es que en muchas ocasiones mi cocina parece un campo ….jajajajaja…..

    Pecas, 18 noviembre 2008, 16:49 | Responder a este comentario
  31. Huy mi niña, no te preocupes, yo los veo estupendos. Tienes toda la razón cuando dices que no gusta repetir la receta… Pero si es la única manera en que sale… Bueno, te digo que estos están deliciosos.
    Un saludo
    Sra. Claus

    Sra. Claus, 18 noviembre 2008, 18:40 | Responder a este comentario
  32. Jo mira que da rabia cuando salen las cosas… mal pero si encima te quedas sin ingredientes es peor… Para el cumple de Zedh quise hacerle el Victoria Sponge pues que no salio e hice con las cantidades que ponia eh? que rabia pero ahi se quedo, ni subio ni nada!

    Besitos

    Joana, 18 noviembre 2008, 19:05 | Responder a este comentario
  33. ¡Si tienes que llorar, llora, que calma mucho los nervios, pero llorar por una receta…¡como que no!
    (yo tendría que estar de sollozo continuado…)

    Pedro, 19 noviembre 2008, 17:28 | Responder a este comentario
  34. Hola Bea,
    Pues te puedes creer que hice Rugelach hace cosa de dos meses y no subí el post porque las fotos no tenían mucha luz…..créeme que el resultado de la masa me sorprendió, más bien, me encantó, muy suave, nunca pensé conseguir esa consistencia tan buena. Seguro que aun me animo y la subo.
    Los tuyos se ven buenísimos.
    Un abrazo.

    the sweetest thing, 19 noviembre 2008, 19:36 | Responder a este comentario
  35. Y anda que no da rabia verdad? Yo seguro que hubiera llorando, jajaja, aunque al igual que tú, hubiera seguido intentándolo hasta conseguirlo ;).

    Se ven fantásticas estas medias lunas!

    Petonets.

    Penny, 19 noviembre 2008, 20:35 | Responder a este comentario
  36. Me has hecho reir tanto, yo tenia a medio batir todos los ingredientes para una torta y cuando me doy cuenta solo tenia dos huevos y la cosa llevaba tres asi que a solucionarlo con una curada de mayonesa y a correr a comprar un carton grande de huevos a que no me pasa otra vez jajaa, los rugelah se ven deliciosos

    aandara, 19 noviembre 2008, 23:13 | Responder a este comentario
  37. Hola Beatriz,
    pues si que ha sido una receta accidentada …, con la rabia que da ponerse a algo y que todo sean contratiempos …, pero da la impresión de que ha merecido la pena, el resultado aparente es bueno.
    Nunca había oído hablar de estas pastas, la textura de la masa ¿es hojaldrada? Si sobran, ¿se conservan bien?
    Felicitaciones y besos.

    Calohe, 20 noviembre 2008, 07:09 | Responder a este comentario
  38. Bea, estoy LOCA por ver qué bellezas/ricuras nos tienes para Navidad. Mi hija Valeria ya se ha puesto en baking mode y hasta quiere reactivar su blog de pastelería. Esta semana nos hizo brownies y un bizcocho de yogurt pero nos comimos todo antes de tomar fotos :)
    Le he comprado un montón de cositas para que se reuna con su amiga repostera Leah a hacer cupcakes de Navidad, ya podrá fotos supongo.
    Un besote!

    PD: Tienes una receta de polvorones?

    Jacqueline, 20 noviembre 2008, 12:05 | Responder a este comentario
  39. pues con todo bea te quedaron para comerlos ya , eso nos sucede a veces y uno termina frustrada y preguntamos como no me di cuenta que me faltaba esto o aquello en fin , tu lograste salvar todo y quedo super
    te felicito bea recetita copiada

    Norma, 20 noviembre 2008, 12:29 | Responder a este comentario
  40. Que faena… a mi también me ha pasado alguna vez y dan ganas, no se de que :)

    De todas formas, ya veo que lo solucionaste rápido y nuevamente te quedó una receta genial.

    Un beso, Batxi.

    Batxi, 20 noviembre 2008, 17:38 | Responder a este comentario
  41. Que risa Bea!!! A mi me ha pasado un montón de veces…y tener que salir varias veces a por varios ingredientes…y pensando lo burra que se puede ser por no leerse bien una receta!!! jejeje!!!
    Me encantan vuestros retos con Ana!!!
    Besos,
    Eva.

    El cullerot Festuc, 20 noviembre 2008, 21:18 | Responder a este comentario
  42. ¡Qué bien me siento Bea! Es justamente el tipo de cosas que me pasan a mí. Y yo que creía que era la única!!! Te quedaron estupendos finalmente, y además totalmente “fotografiables”. Y el plato ¡Monísimo!. Me encanta la receta y me la copio. Un beso muy grande. Sonia

    Sonia Martín, 21 noviembre 2008, 11:11 | Responder a este comentario
  43. Hola!!!!!

    No había podido responder a tu mensaje antes, ando como loca entre el trabajo, la casa y el bebépero a veces me doy el lujo de pasearme por mis blogs favoritos, ¡qué ganas tengo de cocinar con tooooda la tranquilidad del mundo! ya le eché el ojo a un par de recetitas tuyas, a ver cuando las hao…

    Un besote enooooorme!

    fernanda (C y P), 24 noviembre 2008, 09:32 | Responder a este comentario
  44. Gracias a todos por los comentarios…. me alegro que hayáis entendido mi frustración..jejee. ya se sabe… mal de muchos ………………

    Muchos besos y gracias a todos

    Bea

    Bea, 25 noviembre 2008, 10:27 | Responder a este comentario
  45. …… consuelo de tontos….jejejeje

    Pecas, 27 noviembre 2008, 16:07 | Responder a este comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

  • TIENDAS RECOMENDADAS



Aventuras y desventuras culinarias de una coruñesa - madrileña, medio inglesa, en el Sur de Tenerife. Sobre mi, Blogs Amigos, Indíce, Preguntas Frecuentes

© 2014 Todos los derechos reservados. El Rincón de Bea Alojamiento por KS Internet Services